Evengelio de Felipe - Be-Mid-Bar

Vaya al Contenido
EVANGELIO SEGÚN FELIPE


Audiolibro Evangelio de Felipe
00:00
00:00
00:00
El Evangelio apócrifo del Apóstol Felipe, fue encontrado por arqueólogos en 1945 en Egipto. Este Evangelio contiene información muy importante impartida a Felipe por Jesús.


1. Un hebreo engendra a otro hebreo y esta persona puede ser llamada prosélito. Sin embargo, un prosélito no engendra a otro prosélito.
Quienes vinieron de la Verdad son así desde el mismo comienzo. Ellos engendran a otras Personas de la Verdad. Las últimas sólo necesitan nacer (en Ella).

2. Un esclavo solamente espera ser libre. No puede esperar heredar la riqueza de su amo.
En cambio, el Hijo no es solamente un Hijo, sino también el Condueño de la riqueza del Padre.

3. Existen aquellos que heredan lo perecedero. Ellos mismos pertenecen a lo perecedero, por lo tanto, lo heredan.
Aquellos Que heredan lo Imperecedero son imperecederos. Ellos se convierten en los dueños de lo Imperecedero y de lo perecedero.
Las personas perecederas (realmente) no heredan nada. Pues ¿qué puede heredar una persona perecedera?
Sin embargo, si aquel que ha salido del cuerpo ha heredado la Vida Verdadera, significa que no morirá, sino que vivirá.

4. Un pagano no muere en absoluto, pues nunca ha vivido (verdaderamente). Por lo tanto, no tiene sentido hablar de su muerte.
En cambio, quien acepta la Verdad empieza a vivir y está en peligro de morir, pues vive.

5. Desde el día en el que encarnó el Cristo, la prosperidad ha llegado, las ciudades han revivido y la muerte se ha marchado.

6. Cuando éramos hebreos, cada uno tenía sólo madre. No obstante, desde que nos hemos convertido en cristianos tenemos ambos: el Padre y la madre.

7. Quienes siembran en el invierno cosechan en el verano.
El invierno es lo mundano, pero el verano es el otro eon. ¡Sembremos en el invierno en la Tierra para que en el verano haya cosecha!
No debemos rogar a Dios por el invierno, ya que después de éste viene el verano.
Si alguien intenta cosechar en el invierno, no cosechará, sino que solamente arrancará los brotes.

8. Quien no actúa así no cosechará. Es más, no solamente no cosechará, sino que también su fuerza será débil en el sábado.

9. El Cristo vino para «redimir» a algunos, para liberarlos, salvarlos. Él «redimió» a aquellos que eran extraños habiéndolos hecho Suyos.
Después Él apartó del resto a los Suyos, a quienes Él «redimió» por Su voluntad.
Él se predestinó a Sí Mismo (para el camino del servicio abnegado) cuando lo quiso, y no solamente cuando se reveló a las personas, sino que desde el día de la Creación del Mundo, Él se predestinó.
Fue encarnado y cuando lo quiso, se retiró. Estuvo entre los bandidos y fue capturado como un prisionero. Se liberó a Sí Mismo y también salvó a aquellos que tenían fama de buenos y de malos en este mundo.

10. La luz y la oscuridad, la vida y la muerte, lo derecho y lo izquierdo son hermanos uno del otro. Son inseparables (en las personas mundanas). Por eso entre ellas los buenos no son buenos y los malos no son malos, y su vida no es una vida, y su muerte no es una muerte.
Así que cada uno debe empezar por separar todo esto dentro de sí mismo.
En cambio, aquellos que se han desprendido de lo mundano llegan a ser íntegros, eternos.

11. La importancia atribuida a las cosas mundanas es un gran error. Pues éstas distraen los pensamientos de Aquel Que es eterno (y los dirigen) hacia lo perecedero. En este caso aun quien escucha sobre Dios no percibe (detrás de esta palabra) lo Eterno, sino que piensa en lo perecedero. Así mismo, detrás de las palabras «el Padre», «el Hijo», «el Espíritu Santo», «la Vida», «la Luz», «la Resurrección» y «la Iglesia», las personas no perciben lo Eterno, sino que piensan en lo perecedero a menos que ya hayan conocido a lo Eterno (mediante la propia experiencia espiritual). Estas palabras sólo engañan a las personas mundanas.
Si tales personas visitaran los eones (Divinos), no usarían estas palabras en medio de las preocupaciones mundanas y las cosas. Pues estos conceptos se relacionan con los eones (Divinos).

12. El único nombre que no se pronuncia en medio de lo mundano es el nombre con el cual el Padre condecora al Hijo. Este nombre es superior a todo. Éste es el Padre. El Hijo no habría recibido este nombre si no se hubiera convertido en el Padre.
Quienes llevan este nombre lo saben, pero no hablan de esto. Y quienes no lo llevan no se dan cuenta de la existencia de los Primeros.
Las denominaciones aparecieron en este mundo porque es imposible conocer la Verdad sin éstas.
La Verdad es una sola, pero está representada por la Pluralidad*. Esto es para nuestro bien: para llevarnos al conocimiento del Uno a través del amor a la Pluralidad.

13. Los gobernantes terrenales querían engañar a la gente, porque entendían que las personas tienen la misma procedencia que los verdaderamente dignos. Estos gobernantes terrenales tomaron nombres elevados y denominaron con éstos a las cosas malas con el fin de engañar así a la gente y atarlas a lo malo. Y ahora aquellos gobernantes terrenales sugieren a las personas apartarse de lo «malo» y aferrarse a lo «bueno», a aquellas personas que tienen relaciones con ellos. Estos gobernantes terrenales tratan de hacer de las personas anteriormente libres esclavos para siempre.

14. Hay fuerzas que le dan (poder) al hombre, sin desear salvarlo. Lo hacen (para someterlo).
El hombre, deseando salvarse, realizaba los sacrificios. Pero si es una persona razonable, (entonces entiende claramente que los sacrificios) no son necesarios y que los animales no deben ser sacrificados a los «dioses». De hecho, quienes sacrificaban a los animales eran similares a estos animales (por su nivel de desarrollo).
Durante los sacrificios, (los animales eran sacrificados a los «dioses»). Aunque eran sacrificados vivos, luego morían.
En cambio, cuando el hombre se sacrifica a Dios estando muerto, (verdaderamente) vivirá.

15. Antes del advenimiento del Cristo no había alimento Celestial. Todo era como en el paraíso en el tiempo de Adán: había muchos árboles, comida para los animales, pero no había trigo, comida para los humanos. Por eso ellos se alimentaban como animales.
Sin embargo, cuando el Cristo —el Hombre Perfecto— viene, trae el alimento del Cielo para que las personas se alimenten de la comida humana.

16. Los gobernantes terrenales pensaron que lo que habían hecho lo habían hecho con su propio poder y por su voluntad. Pero, en realidad, fue el Espíritu Santo Quien actuaba en secreto a través de ellos haciéndolo todo como lo consideraba apropiado.
También Ellos siembran por todas partes el verdadero conocimiento que existe eternamente. Muchas personas ven ese conocimiento, pero sólo unos pocos se acuerdan de éste cuando llega la cosecha.

17. Algunos decían que María había concebido del Espíritu Santo. Están en un error. No entienden lo que dicen. ¿Cuándo ha sucedido que una mujer concibe de otra mujer?
María, al mismo tiempo, es también la castidad que no fue profanada por la violencia.
Ella es una gran tentación para los judíos, tanto para aquellos que predican como para aquellos que escuchan sus prédicas.
Su castidad, que no fue profanada por la violencia, es pura. Los que se profanaron a sí mismos (a través de sus fantasías) son los poderosos.
El Señor (Jesús el Cristo) no habría dicho: «Mi Padre Que está en el Cielo» si no hubiera tenido otro padre. Él simplemente habría dicho: «Mi padre».

18. El Señor dijo a los discípulos: «Entren en la Casa del Padre, pero no tomen nada en la Casa del Padre ni lleven nada afuera».

19. Jesús es un nombre humano. El Cristo es un título. Por eso el nombre Jesús no tiene análogos en otros idiomas; simplemente Le nombraron Jesús.
Cristo en siríaco suena como Mesías. Cristo es una palabra griega. Todos los otros idiomas también tienen esta palabra según su propia pronunciación.
El Nazareno significa «Aquel Que vino de la Verdad».

20. El Cristo tiene dentro de Sí y lo humano, y lo angélico, y algo aún más misterioso, y al Padre.

21. Quienes dicen que el Señor primero murió y luego resucitó están en un error. Pues Él resucitó primero y luego (Su cuerpo) murió.
Si alguien ha alcanzado la Resurrección, no morirá. Pues Dios está vivo y siempre lo estará.

22. No se esconde algo muy valioso en un recipiente grande, sino que, por el contrario, los tesoros incalculables se guardan a menudo en un recipiente que vale un assarion*. Lo mismo sucede con el alma: siendo un gran tesoro, está puesta en un cuerpo despreciable.

23. Existen personas que tienen miedo de resucitar desnudas. Es porque ellas desean resucitar en la carne. Ellas no entienden que quienes llevan la carne están realmente desnudos (delante de los espíritus y Dios).
En cambio, aquellos que se desnudan (de la carne) para estar desnudos (es decir, ser almas «desnudas») ya no están desnudos.
Ni carne ni sangre pueden entrar en la Morada de Dios.
Entonces, ¿qué es lo que no entrará? Es lo que llevamos encima.
¿Y qué es lo que entrará? Es lo que pertenece en nosotros a Jesús y a Su Sangre.
Por eso Él decía: «Quien no coma Mi Carne y no beba Mi Sangre no tendrá dentro de sí la vida (verdadera)».
¿Qué es Su Carne? Es el Logos y Su Sangre es el Espíritu Santo. Aquel que ha recibido Esto tiene el alimento, la bebida y la veste verdaderos. Y no estoy de acuerdo con aquellos que dicen que esta Carne no resucitará.
De esta forma las personas se enredaron. Si tú dices que la Carne no resucitará, dime entonces, para poder respetarte por tu razón, ¿qué es lo que resucitará?
Di, más bien, que el Espíritu es esta Carne, la Luz es esta Carne y el Logos también es esta Carne. Así que todo lo que has nombrado es esta Carne. Y es necesario resucitar en esta Carne, pues todo está en Ella.

24. En este mundo las personas destacan su estatus en la sociedad con sus vestidos.
En cambio, en el Reino de los Cielos Aquellos Que se han vestido con el Flujo y Fuego y Que se han purificado tienen los vestidos de los escogidos.

25. Normalmente, las cosas manifestadas se conocen a través de las cosas manifestadas y las cosas secretas, a través de las secretas. Sin embargo, en algunos casos, las imágenes de las cosas manifestadas se usan para simbolizar lo secreto.
Así aparece la imagen del agua en el Flujo y la imagen del fuego al recibir la bendición (de Dios Padre).

26. Jesús conquistaba los corazones de las personas sin revelar Su Esencia. Ante cada uno Él se revelaba en el grado que aquella persona pudiera comprender. Lo hacía de la siguiente manera: ante los grandes Él se presentaba como grande; ante los pequeños, como pequeño; ante los ángeles, como un ángel y ante los humanos, como un humano. Al mismo tiempo, Su Divinidad estaba oculta a todos. Algunos, viéndolo, pensaban que estaban viendo simplemente a una persona igual a ellos.
Pero cuando Él se reveló ante Sus discípulos en toda Su gloria en la montaña, en aquel momento Él no era pequeño, sino verdaderamente Grande. No obstante, antes de esto Él había hecho a Sus discípulos lo suficientemente grandes como para que pudieran ver Su Grandeza.
En aquel día, agradeciendo al Padre, Él dijo: «¡Oh Aquel Que unió Su Perfección y Luz con el Espíritu Santo, únenos también con las imágenes de los ángeles!».

27. No menosprecien al Cordero, ya que sin Él es imposible ver la Puerta.
Y nadie podrá llegar al Rey permaneciendo «desnudo».

28. El Hombre Celestial tiene muchos más Hijos que un hombre terrenal. ¡Si los hijos de Adán son numerosos a pesar de que mueren, cuánto más numerosos son los Hijos del Hombre Perfecto, Hijos Que no mueren y Que se multiplican cada vez más!

29. El Padre creó al Hijo, pero el Hijo no puede crear a un hijo, ya que Quien fue engendrado de esta manera (por el Padre) no puede engendrar. El Hijo crea a los hermanos para Sí, pero no a los hijos.

30. El texto original está dañado en este lugar.

31. Hay personas que reciben su alimento de la boca de la cual sale la palabra de Dios. Si uno se alimenta así, puede llegar a ser Perfecto.
Los Perfectos pueden concebirse de un beso y nacer así.
Por eso nosotros también nos besamos unos a otros concibiéndonos a partir de la gracia que está en cada uno de nosotros.

32. Tres caminaban todo el tiempo con el Señor: María, Su madre, Su hermana y María Magdalena, quien fue llamada Su compañera. Así había tres Marías: Su madre, Su hermana y Su compañera.

33. El Padre y el Hijo son denominaciones simples.
En cambio, el Espíritu Santo es una denominación Doble*, ya que Ellos están por todas partes: están arriba y abajo, están en el espacio oculto y en (el espacio) abierto.
Al mismo tiempo, el Espíritu Santo está abierto abajo y oculto arriba.

34. A los santos incluso los poderes malignos les sirven. Estos poderes son cegados por el Espíritu Santo y por eso piensan que sirven a sus hombres, mientras que, en realidad, trabajan para los santos.
Una vez un discípulo preguntó al Señor sobre algo que se relacionaba con lo mundano. El Señor le contestó: «Pregunta a tu madre. Que ella te dé lo que es ajeno a Mí».

35. Los apóstoles dijeron a sus discípulos: «Que todos nuestros regalos a las personas contengan sal». Ellos llamaron «sal» a la sabiduría. Sin ésta, no se debe regalar.

36. Pero la sabiduría no puede ser válida sin el Hijo…
Luego el texto está dañado en este fragmento.

37. Lo que el Padre tiene pertenece también al Hijo. Sin embargo, mientras el Hijo es pequeño, el Padre no Le confía lo que Le pertenece. En cambio, cuando madura, Su Padre Le da todo lo Suyo.

38. Aquellas personas que se desvían, también fueron engendradas en la Tierra por la Voluntad del Espíritu de Dios, y ellas se desvían por Su Voluntad también. De esta manera por el mismo Espíritu los candiles se encienden y se apagan.

39. Existe la sabiduría simple, pero también existe la sabiduría consagrada por la muerte. Ésta ha conocido la muerte. En cambio, la sabiduría que no ha conocido la muerte es la sabiduría pequeña.

40. Hay animales fieles al hombre, por ejemplo, la vaca, el asno y otros. Existen también aquellos que no son fieles y que viven sin el hombre en el desierto.
El hombre ara en el campo con la ayuda de los animales fieles. Gracias a esto, se provee de alimento tanto a sí mismo como a los animales fieles, pero no provee a los infieles.
Así mismo el Hombre Perfecto trabaja con la ayuda de los fieles a Él y prepara todo lo necesario para la vida de ellos. Gracias a esto, todo, lo bueno y lo malo, la derecha y la izquierda, se encuentra en su lugar.
No obstante, el Espíritu Santo se preocupa por todos y controla a todos: a los fieles a Él, a los hostiles y a los indiferentes. Así Él los une y los separa para que todos ellos obtengan el poder cuando Él lo considere necesario.

41. El texto original está dañado en este lugar.

42. Primero se comete un adulterio y después un asesino nace de éste. Ese asesino había sido el hijo de un diablo antes, por eso ahora también se vuelve un asesino de las personas y asesina a sus hermanos.
Cualquier unión (sexual) entre personas disímiles es un adulterio.

43. Dios es como un tintorero. Al igual que las tintas buenas, llamadas resistentes, se mueren sólo con las cosas teñidas por éstas, lo mismo pasa cuando trabaja Dios. Pues no se descoloran Sus tintas, porque son inmortales gracias a Su trabajo de «tintorero».
Dios bautiza a quienes Él bautiza en el Flujo.

44. Es imposible que alguien perciba algo de lo Imperecedero a menos que se haya asemejado a Éste antes.
En el mundo de la Verdadera Vida, todo sucede de forma contraria a como sucede entre las personas mundanas: ellas perciben el sol, aunque no son el sol, perciben el cielo y la tierra y otros objetos sin ser éstos.
En cambio, en aquel mundo tú percibes algo y te conviertes en esto. Así, percibes al Espíritu Santo y te conviertes en el Espíritu Santo. Percibes al Cristo y te conviertes en el Cristo. Percibes al Padre y te conviertes en el Padre.
En aquel mundo percibes todo, pero no te percibes a ti mismo. Por el contrario, te percibes a ti mismo como Aquel, porque te conviertes en Aquel a Quien percibes.

45. La fe pide. El amor da.
Es imposible recibir sin fe. Es imposible dar sin amor.
Por eso creemos para pedir y amamos para dar en verdad.
En cambio, si uno da sin amor, no tendrá ningún beneficio de tal acción.

46. Quien todavía no ha recibido al Señor es todavía un judío.

47. Los primeros Apóstoles Lo llamaron así: Jesús Nazareno Mesías, lo que significa Jesús Nazareno Cristo. La última palabra es Cristo, la primera es Jesús y en el medio está Nazareno.
La palabra Mesías tiene dos significados: el Cristo y el Rey. Jesús, en hebreo antiguo, es el Salvador. Nazara es la Verdad. Nazareno es Aquel Que vino de la Verdad.
Así que el Cristo es el Rey y, por consiguiente, Nazareno es el Rey y Jesús es el Rey también.

48. Incuso si una perla fue botada en el barro, no se vuelve despreciable y si uno la frota con un bálsamo, tampoco se vuelve más valiosa. Pero siempre es valiosa para su dueño.
Así mismo es con los Hijos de Dios: dondequiera que estén, siempre son valiosos para Su Padre.

49. Si tú dices: «¡Soy un judío!», nadie se moverá. Si dices: «¡Soy un romano!», nadie se inquietará. Si dices: «¡Soy un griego, un bárbaro, un esclavo, un hombre libre!», nadie se estremecerá. En cambio, si dices: «¡Soy un cristiano!», todos temblarán. ¡Oh, si sólo pudiera recibir este título tan insufrible para los gobernantes terrenales!

50. Dios es el Absorbedor de las personas. Las personas son absorbidas por Él.
Anteriormente las personas sacrificaban animales, pero sus almas no fueron absorbidas por Dios.

51. Tanto los vasos de vidrio como los vasos de arcilla son fabricados por medio del fuego. Sin embargo, si los vasos de vidrio se rompen, pueden ser restituidos, porque vienen al mundo por medio de un soplo. Por el contrario, si los vasos de arcilla se rompen, serán botados, porque fueron hechos sin soplo.

52. Un burro, caminando alrededor de una muela de molino, recorrió cien millas caminando.
No obstante, cuando le soltaron, se encontró en el mismo lugar.
Hay hombres que caminan mucho, pero no avanzan. Y cuando la noche cae, ellos no ven ni la ciudad ni el pueblo adonde iban, no han conocido ni la naturaleza de la Creación, ni al Poder (es decir, a Dios Padre), ni aun a los ángeles. En vano estos pobres trabajaron.

53. ¡Nuestra gratitud a Jesús! En siríaco, Le llaman Farisatha, es decir, Aquel Que permanece por todas partes.
Jesús vino para mostrar en la cruz la crucifixión de aquello que pertenece a este mundo.

54. El Señor entró una vez en la tintorería de Leví, tomó 72 tintes diferentes y los tiró en la tina. Después sacó de allí todas las telas teñidas de blanco y dijo: «Así, en verdad, trabaja el Hijo del Hombre».

55. Una mujer que no ha dado a luz a sus hijos puede convertirse en la madre de los ángeles. Tal era María Magdalena, la compañera del Hijo. El Señor la amaba más que a todos los otros discípulos y la besaba a menudo en su boca. El resto de los discípulos, viéndole amando a María, Le dijeron: «¿Por qué la amas más que a todos nosotros?». Contestándoles, Él dijo: «¿Por qué no les amo a ustedes como a ella?».

56. Cuando un ciego y uno que ve están juntos en la oscuridad, ellos no difieren entre sí.
No obstante, cuando la luz llegue, quien ve verá la luz; en cambio, el ciego permanecerá en la oscuridad.

57. El Señor dijo: «Bienaventurado aquel que había existido verdaderamente antes de nacer (en la Tierra).
»Y aquel que existe verdaderamente ahora, era así y así será».

58. El señorío del hombre es un misterio. Pues es amo de los animales que son más fuertes y más grandes tanto por su apariencia como por su poder. Aun así, el hombre es quien los alimenta. Con todo, si el hombre se aparta de ellos, estos animales empiezan a morderse y a matarse uno al otro. Y se devorarán mutuamente si no encuentran otro alimento para sí.
Pero ahora tendrán comida, ya que el hombre ha cultivado la tierra.

59. Si alguien ha sido sumergido en el Flujo, pero sin haber recibido algo en Éste, dice: «¡Soy un cristiano!», entonces es como si tomara este título en préstamo.
Por el contrario, si el bautizado realmente ha recibido el bautismo en el Espíritu Santo, entonces tiene el título de cristiano como un regalo.
A aquel que ha recibido un regalo no se lo quitan; en cambio, a aquel que ha recibido algo en préstamo se lo pueden quitar.

60. Similar a esto es el misterio del matrimonio.
Si alguien está en un matrimonio puro, está muy bien, ya que sin esto no encontrará paz.
Pues el hombre es la esencia de todo en la Tierra y su función (terrenal) más importante es el matrimonio.
¡Así que conozcan un matrimonio puro, porque éste posee gran poder!
En cambio, en la forma impura existe sólo su imagen exterior.

61. Entre los espíritus impuros los hay masculinos y femeninos. Los masculinos se esfuerzan por unirse con las almas que habitan en los cuerpos femeninos, y los femeninos, con las almas que habitan en los cuerpos masculinos y que viven solitariamente.
Nadie puede escapar de estos espíritus cuando ellos se apoderan de un alma encarnada, a menos que junten dentro de sí el poder del varón y de la mujer, esto es, en un matrimonio. Así este poder se recibe en un matrimonio, el cual es un prototipo simbólico de la Unión en la Cámara Nupcial.
Cuando las mujeres primitivas ven a un varón sentando solo, se lanzan sobre él, coquetean con él y lo profanan. Así mismo los varones primitivos, al divisar a una mujer bonita y solitaria, la molestan, la violan y la profanan.
Sin embargo, si tales personas ven a un marido y una esposa juntos, no se acercarán.
De la misma manera, si una persona (como una conciencia) se une con un ángel, entonces ningún espíritu impuro se atreve a acercarse a tal varón o mujer.
Quien ha salido del mundo, ya no puede ser atrapado (por éste), como aquel que (todavía) permanece en el mundo. Esta persona se encuentra por encima de la pasión (…) y del miedo. Es ahora el amo de su propia naturaleza y está por encima de los deseos terrenales.
(…) A veces sucede que encuentran a una persona solitaria, la agarran y la torturan (…) ¿Y cómo esta persona puede escapar siendo dominada por sus propios deseos y el miedo? ¿Dónde puede esconderse de ellos? (…)
Con frecuencia vienen algunos y dicen: «¡Nosotros somos creyentes!» para liberarse de los espíritus impuros y demonios. ¡Pero si ellos hubieran tenido al Espíritu Santo, ningún espíritu impuro se les habría adherido!

62. No temas a la carne, ni la ames.
Si la temes, se hará tu amo.
Si la amas, te devorará y te subyugará.

63. ¡O vivir en el mundo material o resucitar en los eones más altos! ¡Pero que no ocurra que me encuentre afuera!
En este mundo, hay lo bueno y lo malo. Por otra parte, lo que es considerado aquí como bueno, de hecho, no es bueno. Y lo que es considerado como malo, de hecho, no es malo.
¡En realidad, lo malo existe fuera del mundo de la materia! Es lo que está afuera. Allí está la perdición.
Mientras estemos en este mundo, debemos obtener la Resurrección para que, una vez que depongamos la carne, nos hallemos en la Tranquilidad y no vaguemos afuera.
Sin embargo, muchos se desvían del Camino.
¡Es bueno salir de este mundo sin cometer pecados!

64. Hay personas que ni desean ni pueden trabajar (sobre sí mismos).
Otros, aunque lo desean y pueden, no lo hacen. Por eso no tendrán ningún beneficio de tal deseo. Esto sólo los convierte en pecadores.
En cambio, si pueden, pero no lo desean, recibirán lo suyo de acuerdo con la justicia, tanto por la carencia del deseo como por la carencia de las acciones.

65. El texto original está dañado en este lugar.

66. El comienzo de este fragmento está dañado en el texto original.

(…) No estoy hablando de un fuego que no tiene ninguna manifestación (es decir, de un fuego simbólico, mítico), sino de uno real, Que es blanco, Que derrama una Luz hermosa y Que trae la Verdad.

67. La Verdad no viene a este mundo en una forma pura, sino en símbolos e imágenes. Es imposible transmitirla de otra manera.
Así, existe el nacimiento (en los eones más altos) y su imagen simbólica (el nacimiento terrenal), y uno debe reconstituir la Verdad a través de esta imagen.
¿O cómo es la Resurrección en realidad?
De esta manera, imagen tras imagen, el hombre resucita.
Así es con la Cámara Nupcial: imagen tras imagen, y llega la Verdad que es la Unión.
No digo esto para aquellos que están simplemente interesados en las palabras «el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo», sino para aquellos que Los encuentran verdaderamente para sí mismos.
Por el contrario, si alguien no Los encuentra así, entonces incluso estas palabras le serán quitadas.
Se Los puede encontrar verdaderamente sólo con la bendición de Dios, realizando en toda su plenitud el poder de la Cruz, el cual los Apóstoles llamaron «el Derecho y el Izquierdo». Quien ha conocido esto, ya no es un cristiano, sino un Cristo.

68. El Señor tiene todo lo importante en la forma oculta de este mundo: el bautismo, la bendición, la transfiguración, la purificación y la Cámara Nupcial.

69. El Señor dijo: «Yo vine para llevar lo bajo a Lo Más Alto y lo exterior a lo interior, y unirlos allí».
Él hablaba de Aquel lugar en símbolos e imágenes.
Quienes dicen que Dios se encuentra arriba están en un error. Pues sobre Aquel Que está en Aquel lugar, se puede decir que Él se extiende abajo. ¡Al mismo tiempo, Él, a Quien Le pertenece también todo lo oculto de este mundo, está muy por encima de todo!
De hecho, es simplemente palabrería: «lo interior y lo exterior, lo exterior de lo interior…».
Además, el Señor llamó al lugar de la destrucción «la oscuridad exterior», y el mundo entero está rodeado por ésta.
Él también dijo: «Mi Padre Que está en lo oculto».
Además, dijo: «Entra en tu habitación, cierra la puerta detrás de ti y dirígete a tu Padre Que está en lo oculto», es decir, a Aquel Que está en la profundidad debajo de todo.
Sin embargo, Aquel Que está en la profundidad debajo de todo es la Conciencia Primordial. Más allá de Ella, no hay nadie que se encuentre más profundo.
Al mismo tiempo, sobre Ella dicen: «Está por encimade todos».

70. Antes del Cristo muchos salían (de este mundo) y no podían regresar (inmediatamente) al lugar de donde salieron. Tampoco podían salir (inmediatamente) del lugar adonde llegaron.
Sin embargo, vino el Cristo, y ahora aquellos que entraron pueden salir, y aquellos que salieron pueden regresar.

71. Cuando Eva estaba en Adán, no había muerte. No obstante, cuando ella se separó de él, apareció la muerte. Si ella entra de nuevo en él y él la acepta, no habrá muerte otra vez.

72. Estando en la cruz, Él dijo: «Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué, oh Señor, Me has desamparado?».
Luego Él separó de aquel lugar Lo Que era Divino.
El Señor resucitó de entre los muertos (en un cuerpo). Él apareció tal cual era antes, pero ahora Su cuerpo era perfecto, aunque era carne. Pero esta carne era del Primordial.
Nuestra carne no es del Primordial; sólo poseemos una semejante a ésta.

73. La Cámara Nupcial no es para los animales, ni para los varones-esclavos (de sus pasiones), ni para las mujeres llevadas por la pasión.
Esta Cámara es para los varones que han alcanzado la Libertad y para las mujeres puras.

74. Gracias al Espíritu Santo, fuimos engendrados en la Tierra, pero nacimos de nuevo gracias al Cristo.
Fuimos bautizados en el Espíritu Santo.
Y después de nacer en Él, nos unimos con Él.

75. Nadie puede verse en un flujo ni en un espejo sin luz.
Y viceversa: no puedes verte en la Luz sin el Flujo y sin el espejo.
Por eso hay que bautizarse tanto en la Luz como en el Flujo.
En la Luz recibimos la bendición.

76. Había tres edificios en Jerusalén para los sacrificios. El primero estaba abierto al oeste y lo llamaban «sagrado». El segundo estaba abierto al sur y lo llamaban el «sagrado del sagrado». El tercero, al este y lo llamaban el «sagrado de los sagrados». Era el lugar donde el sacerdote entraba solo.
El bautismo es el «sagrado».
La redención de los demás (a través del propio servicio sacrificial) es el «sagrado del Sagrado».
Y el «Sagrado de los Sagrados» es la Cámara Nupcial.

El texto original está dañado en el medio de este fragmento.

(…) ¿Y qué es una cámara nupcial sino una imagen simbólica de la Cámara Nupcial? Pero la última es superior a todo lo impuro.
Su velo se rasga de arriba abajo. De ahí resulta que es la invitación a entrar para los escogidos.

77. Los espíritus impuros no ven y no pueden capturar a Aquellos Que se han vestido con la Luz Perfecta.
Que este vestirse con la Luz sea la Unión secreta.

78. Si la mujer no se hubiera separado del varón, ella no habría muerto junto con él. La separación de él fue el principio de la muerte.
Por eso el Cristo vino para corregir aquella separación que había empezado en aquel entonces, para unir a los dos y para dar la Vida Verdadera, a través de su unión, a aquellos que murieron en la separación.

79. Entonces, que la mujer se una con su marido en la Cámara Nupcial. Pues Aquellos Que se han unido allí, ya no se separan más.
Por esta razón Eva se separó de Adán. Pues ella no se unía con él en la Cámara Nupcial.

80. El texto original está dañado en este lugar.

81. En la orilla del Jordán, Jesús manifestó (a Juan el Bautista) la Conciencia Primordial del Reino de los Cielos, La Cual había existido antes del principio de todo. Después Él se presentó (a Juan) de nuevo. Después se manifestó como el Hijo (del Padre Celestial). Después fue bendecido (por Dios Padre para que realizara el servicio entre los judíos). Después fue llevado (de este mundo) por el Padre. Después Él empezó a llevar (a Dios Padre).

82. Ya que me es permitido revelar este misterio, digo: el Padre de todo se unió (en la Cámara Nupcial)con la Novia, Quien después descendió (hacia Jesús crucificado), y la Luz Le iluminó entonces. Y Él (dejando aquel lugar) fue a la Gran «Cámara Nupcial». Por eso Su cuerpo que apareció en los próximos días había salido de esta «Cámara». Este cuerpo era similar al que surge de la unión del marido y la esposa (es decir, similar a un cuerpo normalmente nacido). Jesús hizo en éste (en Su nuevo cuerpo) todo lo similar a la imagen (de un cuerpo normal).
Es necesario que cada discípulo entre en la Cámara del Padre.

83. Adán provino de las dos vírgenes: del Espíritu (Santo) y de la Tierra inhabitada.
Por eso el Cristo nació (sólo) de una virgen, para rectificar el error que ocurrió al principio.

84. Hay dos árboles en el medio del paraíso. De uno provienen los animales, del otro, las personas. Adán comió del árbol del cual provienen los animales. Él mismo se convirtió en un animal y luego engendró animales.
Por eso, en la actualidad, los animales como Adán gozan de mucha estima.
Entonces, el árbol del cual Adán comió un fruto es el árbol de los animales. Por eso sus hijos llegaron a ser tan numerosos, y todos ellos también comieron los frutos del árbol de los animales.
Como resultado, los frutos del árbol de los animales engendraron una gran cantidad de personas-animales que ahora sólo veneran a una persona-animal.
En cambio, Dios crea a las Personas, (y estas) Personas crean a Dios.

85. Las personas mundanas también crean «dioses» y veneran sus creaciones. ¡Entonces, que estos «dioses» veneren a estas personas! ¡Eso sería justo!

86. Los actos del hombre provienen de su fuerza (poder). Por eso se denominan como esfuerzos.
Con todo, el hombre también engendra a los hijos, los que se conciben en la tranquilidad.
La fuerza del hombre se manifiesta en sus actos y la tranquilidad, en sus hijos.
Y tú encontrarás que el hombre se parece a Dios en esto. Ya que Dios también realiza Sus actos (en la Creación) gracias a Su Fuerza (Poder), pero en la tranquilidad es donde Él engendra a Sus Hijos.

87. En este mundo los esclavos sirven a los libres. En cambio, en el otro mundo esos libres servirán a esos esclavos.
Sin embargo, los Hijos de la Cámara Nupcial servirán a los hijos de los matrimonios terrenales.
Los Hijos de la Cámara Nupcial tienen el mismo nombre. La Tranquilidad es Su patrimonio común, y Ellos no tienen necesidad alguna.

88-89. El texto original está dañado en este lugar.

90. Quienes afirman que primero morirán y luego resucitarán se equivocan. Si ellos no reciben primero la Resurrección permaneciendo todavía encarnados, no recibirán nada dejando sus cuerpos.
En estos mismos términos podemos hablar del bautismo, a saber, éste tiene significado siempre y cuando sea recibido por las personas encarnadas.

91. Soy yo, el Apóstol Felipe, el que dice: José, el carpintero, plantó un jardín, porque necesitaba madera para su carpintería. Fue él quien hizo una cruz de los árboles que plantó. Y el Hijo de su semen fue colgado en lo que él había plantado.
El Hijo de su semen era Jesús y lo que fue plantado era la cruz.

92. Sin embargo, el verdadero árbol de la vida está en el medio del paraíso. Es un olivo del cual vienen las bendiciones.
De este árbol viene la Resurrección también.

93. Este mundo es un absorbedor de cadáveres, y todo lo que se come aquí (por las personas) es también desdeñable.
En cambio, la Verdad es un Absorbedor de vidas. Por eso nadie que fue alimentado por la Verdad puede morir.
Jesús vino de este lugar y trajo de allí el alimento.Así Él dio la (Verdadera) Vida a aquellos que lo desearon y estas personas no murieron.

94. El principio de este fragmento está dañado en el texto original.

(…) El paraíso es el lugar donde me dirán: «¡Come esto o no comas esto, según como tú desees!». Es el lugar donde yo comeré todo, porque allí está el árbol del conocimiento. Este árbol destruyó a Adán. Sin embargo, también hizo que el hombre viviera activamente.
La Ley (de la Biblia judía) era aquel árbol. Esa Ley puede inculcar lo que es bueno y lo que es malo, pero no aparta al hombre de lo que es malo ni le fortalece en lo que es bueno. Esa Ley creó la muerte para aquellos que comieron de ésta. Pues cuando ordenó: «¡Come esto y no comas aquello!», fue el inicio de la muerte.

95. La bendición es superior al bautismo, porque gracias a la bendición fuimos llamados cristianos, no gracias al bautismo.
El Cristo también fue llamado así gracias a la bendición. Ya que el Padre bendijo al Hijo, el Hijo bendijo a los Apóstoles, y los Apóstoles bendijeron a los demás.
Quien está bendecido recibirá la Resurrección, la Luz, la Cruz y el Espíritu Santo.
A Él (al Cristo) el Padre Le dio esta (bendición) en la Cámara Nupcial; Él la recibió.

96. El Padre estaba en el Hijo y el Hijo, en el Padre. Así son las cosas en el Reino de los Cielos.

La segunda oración es graciosa y no proporciona ninguna información significante, sino que sólo estimula al lector para que resuelva el secreto de la primera frase.
En la primera oración, se describe el estado de interacción entre la Conciencia del Hijo y la Conciencia del Padre, a saber, están disueltas la Una en la Otra, en Unión y Consustancialidad.

97-98. El fragmento 97 está dañado en el texto original. El fragmento 98 continúa la idea que empieza en el fragmento 97, por eso tampoco puede ser descifrado.

99. Este mundo apareció (probablemente) debido a un error, puesto que quien lo creaba lo quiso crear firme e inmortal, pero (parece que) murió sin lograr su propósito. Pues no se ha hecho indestructible el mundo ni aquel que lo creó.
Ya que no existe la indestructibilidad de los frutos de las acciones materiales, sino que solamente existe (la indestructibilidad de los frutos de las acciones) de los Hijos y las Hijas. Y no hay nada que pueda alcanzar la Indestructibilidad, excepto un Hijo o una Hija.
¡En cambio, aquel que ni siquiera puede acumular su propia fuerza, en cuánto menos podrá ayudar al otro!

100. El cáliz de la oración contiene el vino y el agua, sirviendo como un símbolo de la sangre, sobre la cual la acción de gracias se realiza. Este cáliz se llena del Espíritu Santo y pertenece al Hombre Perfecto (al Cristo).
Cuando lo bebamos, nos convertiremos en Hombres Perfectos.

101. El Flujo Viviente es como el Cuerpo (del Espíritu Santo). Es necesario que nos vistamos con el Cuerpo Viviente. Por eso si alguien va y se sumerge en el Flujo, debe desnudarse para vestirse con Éste.

102. Un caballo engendra a un caballo, un humano engendra a un humano, Dios engendra a Dios.
El resto de este fragmento está dañado en el texto original.

103-104. Hablaré sobre el lugar donde permanecen los Hijos de la Cámara Nupcial.
En este mundo existe la unión entre el varón y la mujer. Es la unión de la energía y de la tranquilidad.
En el eon supremo existe otro tipo de unión; simplemente usamos las mismas palabras. En aquel eon moran otras Conciencias. Ellas son superiores a todas las palabras y están más allá de todo lo grosero y denso. Este es el lugar donde permanece el Poder (es decir, el Padre). Allí mismo están los Escogidos del Poder.
Quienes están allí no son los unos y los otros. Allí Todos son Uno.
En cambio, aquel que está aquí, ni siquiera puede salir de su cuerpo carnal.

105. No todos aquellos que poseen un cuerpo logran conocer su Esencia. Y quien no puede conocer su Esencia no puede usar las posibilidades dadas a esta persona para su deleite.
Solamente quienes han conocido su Esencia se deleitarán en verdad.

106. El Hombre Perfecto no sólo no puede ser capturado (por los espíritus impuros), sino que tampoco puede ser visto por éstos. Pues ellos pueden capturar sólo a quienes ven.
No hay otra manera de adquirir este bien que no sea vestirse con la Luz Perfecta y convertirse en esta Luz. Después de vestirse con esta Luz, el hombre se une con Ella.
Así es la Luz Perfecta.

107. Es necesario que nos convirtamos en personas del Espíritu antes de que salgamos de este mundo (es decir, antes de que nos desencarnemos).
Quien ha recibido todo en este mundo siendo su amo, no podrá convertirse en un amo en el otro mundo.
Jesús fue Quien conoció todo el Camino hasta su fin. Aun así, Él vino a este mundo como una persona sencilla (es decir, no se comportaba como un «amo»).

108. Una Persona santa es completamente santa, incluyendo Su cuerpo. Si uno Le da pan, lo consagrará, así como el agua o cualquier otra cosa que le fuera dada. Tal Persona lo purifica todo. ¿Y cómo no podría purificar el propio cuerpo?

109. Durante el bautismo Jesús «vertía» la vida en los cuerpos y los «vaciaba» de la muerte.
Por eso ahora nos sumergimos en el Flujo (de la Vida), y no en (el flujo de) la muerte, para que no seamos llevados por él a los espíritus de este mundo. Cuando ellos soplan, viene la desolación; en cambio, cuando el Espíritu Santo sopla, viene el éxtasis.

110. Quien ha conocido la Verdad es libre. Aquel que es libre no comete pecado, porque quien peca se convierte en esclavo del pecado (es decir, en primer lugar, agrava su propio destino).
El verdadero conocimiento es como la madre y el padre (es decir, como los educadores, consejeros y guardianes sabios de un niño).
Sobre aquellos que no son capaces de cometer un pecado se dice que han alcanzado la libertad. El conocimiento de la Verdad los eleva aún más. Esto los hace libres y elevados sobre este mundo.
No obstante, sólo el Amor crea, y quien ha llegado a ser libre a causa del conocimiento, a causa de su Amor permanece esclavo de aquellos que no han podido ascender todavía hasta la Libertad. El conocimiento que esta persona les trae los desarrolla, porque los llama a la Libertad.
El amor no toma nada. Pues ¿cómo puede tomar algo cuando todo le pertenece? El amor no dice: «¡Esto es mío y esto es mío también!», sino que: «¡Esto es tuyo!».

111. El amor espiritual es como el vino y la mirra. Aquellos que han recibido para esto la bendición (de Dios) lo disfrutan.
Con todo, aquellos que no fueron bendecidos también lo disfrutan mientras están con los bendecidos. Pero si los bendecidos se apartan y se marchan, aquellos que no fueron bendecidos se hunden de nuevo en su hedor.
El samaritano no le dio nada al hombre herido más que vino y óleo. Esto no era ninguna otra cosa más que la bendición. Así él sanó sus heridas.
El amor cubre una multitud de pecados.

112. Los nacidos de una mujer se parecen al varón que ella amaba. Si era su marido, se parecen al marido. Si era su amante, se parecen al amante. A menudo si ella se une con el marido forzosamente, pero su corazón está con su amante, con quien ella también se une, entonces sus hijos se parecen al amante.
¡Pero ustedes, unidos con el Hijo de Dios, no se unan también con lo mundano! ¡Más bien, estén sólo con el Señor para que aquellos que serán engendrados por ustedes no sean similares a los mundanos, sino al Señor!

113. Un varón se une con una mujer; un caballo, con una yegua; un asno, con una asna. Los representantes de cada especie se unen con sus similares.
De la misma manera, el Espíritu se une con el Espíritu; el Logos, con el Logos; la Luz, con la Luz.
Si te conviertes en un humano, un humano te amará. Si te conviertes en el Espíritu, el Espíritu se unirá contigo. Si te conviertes en el Logos, te unirás con el Logos. Si te conviertes en la Luz, la Luz se unirá contigo.
Si te conviertes en aquel que pertenece a los gobernantes terrenales, los gobernantes terrenales encontrarán paz contigo. Si te conviertes en un caballo, o un asno, o una vaca, o un perro, o una oveja, o cualquier otro animal, sea más pequeño o más grande, no podrás encontrar reciprocidad ni con el humano, ni con el Espíritu, ni con el Logos, ni con la Luz, ni con los gobernantes terrenales, ni con aquellos que están bajo su poder. Ellos no se meterán en la cama contigo, y tu amor no encontrará la compasión en ellos.

114. Quien era un esclavo en contra de su voluntad puede conseguir la libertad.
En cambio, a quien le fue propuesta la libertad por la misericordia de su señor, pero que, a pesar de esto, de nuevo se entregó a la esclavitud, no podrá llegar a ser libre nunca más.

115. La economía de este mundo consiste de cuatro elementos: el agua, la tierra, el aire y la luz.
Así mismo, la economía de Dios consiste de cuatro elementos: la fe, la aspiración, el amor y el conocimiento.
Nuestra «tierra» es la fe en la cual nos hemos arraigado; el «agua» es la aspiración que nos lleva; el «aire» es el amor gracias al cual vivimos; y la «luz» es el conocimiento que nos permite madurar.

116. El principio de este fragmento está dañado en el texto original.

(…) Bienaventurado aquel que no ha entristecido a ningún ser.
Así era Jesús el Cristo. Él saludó a todos en este mundo y no era una carga para nadie.
¡Bienaventurado aquel que es así! ¡Pues tal persona es una persona perfecta!
Pues así es el Logos.

117. ¡Pregúntennos por Él! ¡Ya que no podemos reprocharle nada! ¿Cómo podemos reprochar a este Grande Que regalaba la Tranquilidad (de la Cámara Nupcial) a cada uno (de nosotros)?

118. En primer lugar, uno no debe afligir a nadie: ni al grande, ni al pequeño, ni al incrédulo, ni al creyente. Después ofrezcan la tranquilidad a quienes viven en la paz y en el bien.
Existen Aquellos Que son capaces de dar la tranquilidad a quienes viven en el bien.
Las personas simplemente buenas no pueden hacer esto, ya que no son libres todavía.
Aquellos Que son capaces de dar la Tranquilidad tampoco pueden afligir o causar sufrimiento (injustificado).
En cambio, quienes todavía están en el camino de llegar a ser como Ellos a veces afligen a los demás.
¡Quien ha aprendido los secretos de la Existencia trae la alegría a las personas del bien!
Por otra parte, hay algunos que se afligen y se enfadan por eso.

119. El dueño de la hacienda ha adquirido todo: los hijos, los esclavos, el ganado, los perros, los cerdos, el trigo, la cebada, la paja, la hierba, la comida de los perros, la mejor comida y las bellotas. Es una persona razonable y sabe cuál alimento es para cada uno. Así, ante los niños, el dueño pone el pan, el aceite de oliva y lo mejor; ante los esclavos, el aceite de ricino y el trigo; al ganado da la cebada, la paja y la hierba; a los perros, los desechos; y a los cerdos, las bellotas y el afrecho.
Así mismo actúa el discípulo de Dios. Si es sabio, comprende el aprendizaje. Las formas corporales no le engañarán, sino que observará el estado del alma de cada uno cuando hable con esta persona.
Hay muchos animales en este mundo que tienen apariencia humana externa. Cuando los reconozca, a los «cerdos» les echará «bellotas»; al otro «ganado», «cebada», «paja» y «hierba»; a los «perros», «desechos»; a los «esclavos» les dará «brotes»; y a los «niños», lo perfecto.

120. Existen el Hijo del Hombre (el Cristo) y el Hijo del Hijo del Hombre. El Señor es el Hijo del Hombre, y el Hijo del Hijo del Hombre es Quien fue creado por el Hijo del Hombre.
El Hijo del Hombre obtuvo de Dios la facultad de crear, pero Él también puede engendrar.

121. Quien ha obtenido la posibilidad de crear (una obra terrenal), (la) crea. Quien ha obtenido la posibilidad de engendrar (a los hijos), (los) engendra. Quien crea (una obra terrenal) no puede engendrar (al mismo tiempo).
Sin embargo, Aquel Que engendra también puede crear, y Aquel Que crea, también engendra. Su fruto es esta Creación. Él también engendra a Sus Similares, y no a los hijos terrenales.
Quien crea (una obra terrenal) actúa abiertamente, sin esconderse. Por el contrario, quien engendra actúa en lo oculto, fuera de la vista. Sin embargo, su fruto no se asemeja a Su Fruto.
Aquel Que crea (también) lo hace abiertamente, y Aquel Que engendra (también) engendra a los Hijos y las Hijas en lo oculto.

122. Nadie puede saber en qué día un varón y una mujer se unieron entre sí, salvo ellos, ya que la tranquilidad de la unión conyugal es un secreto para los extraños.
¡Si una unión impura se oculta, entonces cuánto más una unión pura es un secreto sagrado! Ésta no es carnal, sino pura; no es determinada por la pasión, sino por la voluntad sensata; no pertenece a la oscuridad ni a la noche, sino al día y a la luz.
Una unión (sexual) que se expone se convierte en libertinaje. Y la esposa es considerada libertina no sólo si se une con otro varón, sino también cuando siquiera se levanta de su lecho nupcial y otros la ven haciéndolo.
Que ella se comunique de cerca sólo con sus padres, los amigos del marido y los hijos de su cámara nupcial; ellos pueden entrar en su cámara nupcial todos los días. ¡En cambio, los demás, que sólo sueñen oír su voz allí y disfrutar la fragancia de sus perfumes! Que se satisfagan, como los perros, con las migas que caen de la mesa.
Los Esposos y las Esposas (de Dios) pertenecen a la Cámara Nupcial. Nadie puede verlos, a menos que llegue a ser como Ellos.

123. El comienzo de este fragmento está dañado en el texto original.

(…) Abraham, para comprender a Aquel a Quien debía comprender, realizó la circuncisión mostrando con esto (simbólicamente) que debemos destruir lo carnal en nosotros, lo que es de este mundo.

Luego el texto original está dañado en parte.

(…) Mientras las vísceras del hombre estén ocultas, el cuerpo está vivo. Por el contrario, si las vísceras se exponen y se caen afuera, el cuerpo muere.
Lo mismo sucede con un árbol: mientras sus raíces estén ocultas, el árbol florece y crece, pero si sus raíces se exponen, el árbol se seca.
Es lo mismo con cualquier fenómeno en el mundo, y no sólo en el material, sino también en el oculto. Así, mientras la raíz del mal esté oculta, el mal crece y está fuerte. Cuando el mal sea conocido, empezará a florecer, pero si uno saca su raíz, perece.
¡Por eso el Logos dice: «Ya está puesta el hacha cerca de las raíces de los árboles! Si ésta no corta hasta el fin, lo que no fue cortado completamente volverá a cerrarse. Por eso hay que hincar el hacha suficientemente profundo para sacar las raíces».
Jesús destruyó aquellas raíces en el lugar donde trabajaba y también en otros lugares parcialmente.
¡En cuanto a todos nosotros, que cada uno se hinque en las raíces del mal que están en su interior y desarraigue este mal del alma!
Con todo, el mal podrá ser desarraigado siempre y cuando lo conozcamos. Si no sabemos sobre el mal, éste continuará extendiendo sus raíces en nosotros y multiplicándose. Entonces, cuando se apodere de nosotros por completo, nos convertiremos en sus esclavos. ¡Así el mal nos esclavizará cada vez más obligándonos a hacer lo que no queremos hacer y a no hacer lo que queremos! (…) ¡Es muy poderoso mientras no sepamos acerca de él en nosotros!
Mientras el mal existe, actúa. La ignorancia sobre éste es la base de lo malo en nosotros. La ignorancia nos lleva a la muerte. ¡Aquellos que no han salido todavía de la ignorancia no han existido como (verdaderas) personas, no existen y no existirán!
En cambio, aquellos que permanecen en el conocimiento verdadero se llenan de la Perfección, a medida que la Verdad se revela ante ellos.
Pues la Verdad, así como la ignorancia, permaneciendo oculta, descansa en sí misma, pero cuando se revela y se conoce, florece siendo alabada.
¡Cuánto más poderosa es la Verdad que la ignorancia y el error! ¡Ella nos da Libertad!
El Logos dijo: «Si conocen la Verdad, les hará libres.
»La ignorancia es la esclavitud. El conocimiento es la Libertad».
Buscando la Verdad, encontraremos sus semillas en nosotros mismos.
Cuando nos unamos con Ella, Ella nos recibirá en la Conciencia Primordial.

124. Poseyendo las partículas manifestadas de la Creación, las tratamos como importantes y dignas de estimación y lo que está oculto de nuestros ojos, como inútil y digno de desprecio.
Sin embargo, la realidad es opuesta: los objetos manifestados de este mundo son inútiles y dignos de desprecio, mientras que aquellos que se encuentran en el mundo oculto de nosotros son importantes y dignos de estimación.
Los misterios de la Verdad se revelan sólo a través de símbolos e imágenes.

125. La Cámara Nupcial está oculta. Es lo más sagrado.
El velo ocultaba inicialmente cómo Dios gobierna la Creación. Pero cuando éste se rasga (para cada practicante que se acerca) y Aquel Que está adentro se revela, se abandona esta casa de la separación (el cuerpo). Es más, esta casa será destruida (desmaterializada).
(…) Con todo, lo Divino del practicante no entra enseguida en el Sagrado de los Sagrados, porque no puede unirse (inmediatamente) con la Luz con La Cual no se ha unido todavía, ni con la Conciencia Primordial, la puerta a La Cual aún no se ha abierto (para entrar). Mientras tanto, la Conciencia Primordial estará debajo de las alas de la Cruz y debajo de Sus Brazos. Esta meditación será un arca salvadora para tal practicante incluso si un diluvio sobreviene.
Algunos de los compañeros del Cristo después podrán pasar detrás del velo junto con el Sumo Sacerdote (el Cristo).
El velo (del templo de Jerusalén) no se rasgó sólo arriba. Si hubiera sido así, entonces la entrada se habría abierto sólo para los nobles (en la Tierra). Tampoco se rasgó sólo abajo, lo que indicaría los estratos bajos (de la jerarquía social), sino que se rasgó de arriba abajo.
La entrada también está abierta para nosotros, que estamos abajo, para que entremos en la Tesorería de la Verdad.
Allí existe Aquel Que está en mucha estima, Aquel Que es Indestructible.
No obstante, hemos practicado el Camino que lleva allí a través de los símbolos despreciados y las imágenes efímeras. Éstos son despreciados por aquellos que gozan de la gloria terrenal. Sin embargo, hay Gloria muy por encima de la gloria y hay Poder muy por encima del poder.
La Perfección nos abrió la Tesorería de la Verdad. El Sagrado de los Sagrados se abrió para nosotros. ¡La Cámara Nupcial nos invitó a entrar!
(…) Mientras todo esto esté oculto de las personas, el mal las seguirá llevando a lo vano, y ellas no lo separarán de aquello que fue sembrado por el Espíritu Santo. Tales personas son los esclavos del mal.
No obstante, cuando Aquello se acerca, la Luz Perfecta abraza a cada uno (de quienes han entrado en Ésta) y aquellos que están en esta Luz reciben la bendición. ¡Así los esclavos se vuelven libres y los prisioneros se liberan!

126. Cada planta que no fue plantada por Mi Padre Que está en los Cielos será desarraigada.
Quienes están separados, ¡que se unan (en los eones más altos) haciéndose Perfectos!
¡Todos Aquellos Que entren en la Cámara Nupcialencenderán más la Luz de la Verdad, pues Ellos no engendran en la oscuridad como quienes están en los matrimonios terrenales! ¡El Fuego arderá en la noche y se extenderá, porque los misterios de este Matrimonio se realizan en la Luz del Día! ¡Esta Luz del Día nunca cesará (para Ellos)!

127. Si alguien llega a ser un Hijo de la Cámara Nupcial, significa que también había conocido la Luz (del Espíritu Santo) antes.
Sin embargo, quien no La ha conocido en el mundo de la materia no La recibirá en Aquel lugar.
Quien ha conocido la Luz (del Espíritu Santo) no puede ser visto ni capturado (por los espíritus impuros), y ninguno (de ellos) puede atormentar a tal Persona, incluso si Él o Ella vive todavía en el mundo de la materia (en un cuerpo). ¡Esta Persona ya ha conocido la Verdad! ¡Su Morada es ahora el eon de la Conciencia Primordial y esta Conciencia está abierta para tal Persona Perfecta en la Luz del Día Sagrado!

Regreso al contenido